Un viaje con sabor a Naranja y nuevos amigos

 

¡Y por fin llego el GRAN VIAJE!. El pasado mes de Enero, tuvimos la oportunidad de hacer un viaje a Valencia, a conocer la Ciudad de las Artes y las Ciencias, y aprovechamos también para hacer una visita a nuestros compañeros de Asperger Valencia. Como os digo, fue un viaje inolvidable, que nuestros chavales disfrutaron al máximo y donde al final todos aprendimos muchas cosas, y ¡todo en dos días!

El primer día salimos de nuestra querida Pamplona, rumbo a la tierra de las flores, las luces y el color. Por el camino tuvimos que recoger a alguno de nuestros chavales, que se encontraban en otras ciudades. Llegamos a Valencia y lo primero que fuimos a ver fue el Oceanográfic y el Acuario, con espectáculo (alucinante) de delfines incluido.  Pudimos disfrutar de las maravillas de la fauna y flora del mundo acuático, entre tiburones, manta rayas, belugas y muchas y muy coloridas estrellas de mar. Pero sinceramente, creo que los animales que más triunfaron (a parte de los delfines claro), fueron los Pingüinos .

Tras coger fuerzas, y conocer el hotel, que se iba a convertir en nuestro refugio de sueños, en nuestra noche en la ciudad de las fallas, acudimos a la invitación de nuestros compañeros, y ya casi amigos, de la asociación Asperger en Valencia.  Compartimos con ellos momentos divertidos, de apretones de manos, de confidencias (sobre todo los mas mayores), de juegos, en un espacio lleno de música y magia conocido como ExpoJove.  Comprobamos también la enorme hospitalidad de todos ellos, lo bien que se habían «estudiado» las características de Pamplona y Navarra (mostrando ese interés que tanta ilusión nos hizo).  En el momento de la despedida, hubo tiempo para los planes futuros, para planificar la visita de vuelta, esta vez para que ellos nos vengan a visitar aquí. Y para darme cuenta lo mucho que sigo aprendiendo de todos ellos, y lo mucho que me ayudan a mejorar como persona día a día (no importa de donde vengan). Y eso es lo más bonito que tiene dedicarse a este trabajo.

Al día siguiente (tras haber repuesto las fuerzas), visitamos el Museo de Ciencias y el Hemisfèric.  Conocimos y pudimos comprobar de primera mano, alguno de los experimentos científicos mas famosos,  también pudimos poner a prueba nuestra agilidad mental, conocer cuanta agua cabe en nuestro cuerpo o la agilidad para poder saltar bien lejos como auténticos canguros. Para poner el broche de oro, viendo una película en 3D,   en una sala con una pantalla de forma oblicua, y unos efectos visuales y sonoros, que casi podríamos decir que pertenecen a otro planeta.  Tras el visionado, cogimos el autobús de nuevo y pusimos rumbo a Pamplona. Con el deseo de volver a Valencia, de conocer mas sus rincones emblemáticos, pero sobre todo con la satisfacción enorme de que todo salio muy bien, de que conocimos gente nueva que tiene mucho y muy bueno que aportarnos, y de que una vez más hemos superado nuestras dudas, y hemos conseguido seguir creciendo, dando un GRAN paso.

Ya estamos soñando con nuestro siguiente viaje. ¿Destino? Se admiten propuestas.

febrero 9, 2019