Un ocio diferente

El pasado fin de semana llevamos a cabo uno de nuestros ocios, con el grupo de los pequeños, en el centro comercial de Itaroa.  Fue una tarde para disfrutar con los amigos, para jugar a todo tipo de juegos, para aprender a compartir, a tomar decisiones en grupo y a poner en práctica todo lo aprendido en el curso, desarrollando nuestras habilidades sociales. La verdad es que el tiempo se nos paso volando, de lo bien que lo pasamos, fue tan entretenido, que de seguro volveremos a repetir próximamente.

Este tipo de actividades nos ayudan a desarrollar de manera mas práctica todo lo aprendido en el aula, a través de las sesiones de role play.  Es importante que aprendamos a responder adecuadamente, en cada momento o situación determinada.  Al fin y al cabo, uno de nuestros objetivos es que aprendan a integrarse en sus ámbitos del día a día, realizando actividades cotidianas que hacen también los chavales de su edad, por eso consideramos tan importantes este tipo de ocios.

Os dejo unas fotos de la jornada. La flor que aparece, en una de las fotos, es la escultura ganadora del primer premio que organizo el centro comercial. Me gusto especialmente porque hacia referencia a la diversidad, y a que cuando todo esta unido y permanecemos juntos , todo es también mucho mas colorido y radiante.