Archivo por meses: noviembre 2018

“La ordenada vida del doctor Alarcón” de Tadea Lizarbe

LA ORDENADA VIDA DEL DOCTOR ALARCÓN

SINOPSIS

“El doctor Alarcón es un médico de atención primaria de gran intelecto que, a pesar de sus altas capacidades, tiene problemas para relacionarse y tampoco cree necesitarlo. Su vida está meticulosamente planificada, una vida en la que lo inesperado y las amistades no tienen cabida.

Pero algo empieza a trastocar ese orden: a su alrededor, la gente está muriendo en extrañas circunstancias, y a pesar de su fidelidad con la racionalidad, se verá arrastrado no solo por el lado siniestro y demente de la situación sino también por la necesidad de entablar relaciones; en su círculo social todos son sospechosos, el número de posibles homicidas aumenta y para poder investigarlo está obligado a socializarse. Los extraños sucesos y la llegada de una nueva enfermera a su puesto de trabajo revolverán su bien planificado mundo.

También existe un hueco en la historia para los personajes secundarios; los sospechosos, que tendrán la oportunidad de hablar con el lector para dar su opinión sobre el doctor Alarcón y ofrecer pistas de su posible implicación en los asesinatos. En esta novela todo el mundo puede ser detective”

https://www.harpercollinsiberica.com/harpercollins/suspense/la-ordenada-vida-del-doctor-alarcon-detail

RESEÑA

Tras haber leído la novela, tengo que deciros que no se si voy a ser capaz de contaros porque la autora, Tadea Lizarbe, ha vuelto a crear una historia que te envuelve y engancha de principio a fin, pero lo voy a intentar.  Lo primero que me gustaría hacer, es agradecer a la propia autora, que nos facilitara un ejemplar de la novela para la asociación, un regalo que para mí resulto doble, no solo por formar parte del equipo de Luciérnaga y poder acceder a la historia si no porque además soy fan de la escritora, desde que nos enamoró a todos con su anterior novela, “Comiendo sonrisas a solas”.

Pero si por algo hay que agradecer a Tadea Lizarbe, es por haber creado el personaje de Manuel Alarcón.  Un médico con rasgos Asperger, que consigue sacarte un poco de quicio al principio, pero con el que terminas empatizando y queriéndole conocer más.  Que aprendes a conocer su maravilloso mundo interior (porque el mundo interior de estas personas me parece extraordinario), su sentido del humor, su manera de enfrentarse a las situaciones más inesperadas que rompen con la rutina, sus intentos (al principio muy torpes) de dominar el arte de la competencia social y su mayor o menor habilidad para interpretar el mundo emocional de los demás, dotando al personaje de una personalidad única y difícil de olvidar.   Pero sin duda uno de los elementos que más me han gustado de la novela, es esa evolución que si se produce en Manuel y que rompe con estereotipos y etiquetas absurdas que solemos tener sobre las personas con síndrome de Asperger, y que como sociedad deberíamos desterrar y dejar que ellos mismos nos enseñen que si pueden llegar a hacer muchas de estas cosas.  Esas etiquetas que se dejan ver en los testimonios de las personas que comparten el día a día con Manuel, esas “marcas” que los que trabajamos con estas personas sabemos que no son así y por eso me ha parecido muy inteligente el que estuvieran incluidas en la historia, para hacer un poco de crítica como sociedad y que tenemos que avanzar hacia un cambio de mentalidad mucho más positiva.  En definitiva, que no son muros infranqueables, que aprendiendo a escucharles podemos llegar a ayudarles a desarrollar todas esas potencialidades que, en verdad, si tienen.  Creo que todos tenemos que aprender de esa enfermera, que llega a la vida de Manuel y la “trastoca” de manera magistral.  El tema de las afecciones, un tema por lo general tabú, para estas personas. Por eso es de aplaudir la valentía de la autora al contarlo.

Otro de los puntos que me ha gustado de la novela, (que ya me paso con la anterior), es que la autora no ha creado una novela de un solo tema, es decir, no es una novela psicológica, ni médica, ni social/emocional, ni siquiera policíaca…si no que es todo eso a la vez mezclado, añadiendo en cada caso, los ingredientes necesarios de cada una de ellas.  Creando un escenario muy “real”, tan real que cualquiera de estos personajes, pudiese ser tu vecino del 5º o la señora cotilla del 3ºA. Esa “realidad” creo que es clave también, para enganchar al lector y hacerle partícipe como si fuera un personaje más.  La forma en la que está estructurada la narración, el suspense que deja al final de cada capítulo, esa sospecha cambiante cada dos por tres del posible culpable (que desquicia y reta al lector a partes iguales), y ese final que deja con la boca abierta y la sensación (de sonrisa facial silenciosa) de haber disfrutado con una buena historia, leída del tirón (porque una vez que la empiezas no puedes dejar de parar de leer hasta el final).

Por último, aunque no por ello menos importante, destacar el reflejo de otra de las grandes proezas de la autora, como es el trato de los temas relacionados con la psicología, la psicopedagogía y la psicoterapia.  Añadiéndole ese toque de rigor y veracidad, que hace también de la novela una historia creíble muy respetuosa.   Por todo ello la recomiendo que la leáis, que la disfrutéis y que sobre todo os remueva un poco a la hora de pensar, para dar ese paso a la integración de la que poder disfrutar todos.

Solo me queda darle las gracias de nuevo a Tadea Lizarbe, por ayudar a visibilizar el síndrome de Asperger de esta forma tan creativa, y por seguir enamorándonos con sus historias.  ¡Larga vida al Doctor Alarcón y a los bocadillos de chorizo! GRACIAS.